EL REY DE ESPAÑA, JUAN CARLOS I, RENUNCIA A SU YATE

Yate_Fortuna2

Juan Carlos I, Rey de España, ha tomado la decisión, de forma personal y sin precedentes, de renunciar a su yate “Fortuna” de 41,5 metros de eslora y que fué donado en el año 2000 por la Fundación de Turismo y Cultura de las Islas Baleares a Patrimonio Nacional y empresarios de Baleares y que está valorado en unos 21 millones de euros (27 millones de dólares).

Ya en los últimos años, Don Juan Carlos, ha utilizado cada vez menos el “Fortuna” y la última vez que navegó fué en agosto pasado. Según la prensa española, llenar el depósito de combustible del lujoso yate cuesta más de 20.000 euros, una cifra que contrasta con los los recortes aplicados por el gobierno de España en su lucha contra el déficit.

Tras los últimos varapalos sufridos por los últimos acontecimientos sufridos por la familia Real, entre los que se incluye el escándalo del presunto caso de corrupción contra su yerno Iñaki Urdangarín, la casa real intenta mejorar la imagen que tiene en estos momentos la sociedad española de la monarquía que próximamente se verá obligada a hacer públicas sus cuentas para entrar en una ley de transparencia que prepara el ejecutivo del Presidente de España, Mariano Rajoy.